y vimos pasar a Carlos Oroza con un paraguas

Ayer hemos aprendido:

Que podrías formular una pregunta a una neurona y esta no sabría a qué cerebro pertenece, es decir, que tus neuronas no saben quién eres y además no les importa; y nos sentimos algo más cómodos, como colectivo impersonal.

Que el ex director de Galerías Preciados inventó el día de San Valentín con la filosofía de: “el beneficio viene más tarde, lo primero es el bienestar” y nos asustamos cuando en el Telediario 2ª edición de la TVE en una reposición del NODO un señor con una novia a la que atrapaba con el brazo responde a la pregunta ¿Se hacen ustedes regalos, en San Valentín?, lo siguiente: unos regalitos, es ley. Finalmente, el ex consejero del ex director de Galerías Preciados recordaba que, ya se sabe: hay que consumir para poder producir porque si no se consume no se produce y entonces qué podríamos hacer.

Que los cuerpos-protesta cansados y evacuados en las recientes movilizaciones de ese otro continente al sur han abierto otro nicho, el de un nuevo mercado, liberado; y no hicimos nada, nos seguimos batiendo, porque “no se dice nada, no se hace nada, pero uno sufre, se desespera y se bate sí, creo en verdad que nos batimos” (Artaud, 1946).

Que esta manera de vivir (comprar y trabajar) ha sido inventada recientemente (hace algo más de trescientos años) por un determinado grupo de poder; y hemos recordado aquello de que: “tranquiliza pensar que el hombre es sólo una invención reciente, una figura que no tiene ni dos siglos, un simple pliegue en nuestro saber y que desaparecerá en cuanto este encuentre una forma nueva” (Foucault, Las palabras y las cosas); como el facebook, diría R. en la mesa a la Intemperie en la que compartimos cigarros detrás de las paredes de un Museo cerrado en una ciudad cerrada en la que llovía a conciencia.

Que no todo es cuestión de propiedad, producción, competitividad y rentabilidad; y pudimos poner entre nosotros, algo de claridad que no de cobijo: estamos en el entre del ni…ni y el si…si. Debemos exigir los derechos, cumplir las obligaciones y velar por las (infra)estructuras de las relaciones de producción y trabajo ya establecidas y con las que nos las tenemos que ver en el ámbito de la cultura (ese otro nicho de mercado, restringido) y en este sentido apoyamos las reclamaciones del sector hechas públicas en el MNCARS; y sentimos de forma clara y potente que el arte como acto de creación no tiene absolutamente nada que ver con este modelo, cultural, que nos hemos impuesto. No tiene nada y todo que ver, mejor dicho (o escrito) ya que con N. ayer, hemos recordado recordar la naturaleza metafórica de los conceptos y hemos entendido que este modelo, cultural, que nos hemos impuesto, este concepto, no se puede pensar siquiera sin su no-ser, sin su otro, sin su radical olvido: el arte, porque “lo presente en espacio y tiempo sólo es tal con respecto a lo ausente y lo postpuesto” (Rampérez, La quiebra de la representación); y seguimos leyendo: “lo mismo sólo es lo mismo porque no es lo otro” (Descombes, Lo mismo y lo Otro); y sabemos que no vamos a cambiar ni a sustituir modelos, culturales, pero estamos junto con otros muchos en lo ausente y lo postpuesto que os sigue haciendo lo mismo de siempre, con la misma potencia.

La intemperie se hizo un poco más amable y vimos pasar a Carlos Oroza con un paraguas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s