Crítica de la crítica I

Hemos decidido abrir una nueva sección en el blog: Crítica de la crítica, en la que haremos una breve visión crítica de otros y estos trabajos críticos. Esta es pues, la primera, vamos allá:

Hemos leído la crítica de David Barro sobre la exposición de Martin Creed, Obras, en el MARCO de Vigo, “El desafío lúdico de Martin Creed” que podéis leer aquí:

http://www.elcultural.es/version_papel/ARTE/29244/El_desafio_ludico_de_Martin_Creed.

En su mirada, el autor apuesta por rebajar los ánimos críticos de quienes ven en el trabajo de Martin Creed poco más que un chiste encuadrándolo historiográficamente en la línea de la desmaterialización objetual, el work in progress y el desafío de lo lúdico entendido como una llamada al abandono de la pasividad que se supone secuestra al espectador del arte más plástico, tal y como denunciaba en su día (años 70) la estética de la recepción.

Para exponer ese desafío de lo lúdico, Barro, explica el chiste como aquella economía de la información que en reserva de la sorpresa por el acontecimiento que ha de venir escatima en el empleo de medios y de explicaciones y apela a la falta de tiempo y memoria para que éste (el chiste) sea asimilable y aceptado como convención. Es decir, se consolide como cliché.

(Nos)otros entendemos el chiste, en su variedad de gag entre otras, no como cliché sino como mecanismo desnaturalizador utilizado en su día como desafío lúdico por el ecléctico estilo barroco, la performance iniciática de las vanguardias en los años 20, el teatro más radical de los años sesenta, las propuestas más de(s)generadas de las luchas de género durante los setenta, las generaciones más provocadores de la producción artística británica de los noventa, y las estrategias estéticas y conceptuales de las más radicales resistencias políticas latinoamericanas durante las dictaduras del SXX.

Cuando nos referimos a que entendemos el chiste como mecanismo desnaturalizador y no como cliché (en su acepción cinematográfica, incluso; referencia que cita Barro en su texto) nos apoyamos en la definición científica (no por ello más verdadera) que ve en el chiste ya sea una acumulación de significado (reprimido) que aflora a modo de síntoma ya sea como la substitución que supone un nuevo significado de otro significado (reprimido) cuya distancia entre uno y otro genera una dislocación que generalmente produce la carcajada como efecto de las leyes del placer y el displacer. Es decir, el chiste es por acumulación o dislocación de significado un mecanismo lúdico del que nos dota nuestro inconsciente para enfrentarnos a lo real; aquello que si miráramos de frente nos quemaría en su intensidad.

Por todo esto, el chiste, ha sido empleado tan efectivamente, como decíamos, como mecanismo desnaturalizador, es decir, desmantelador de aquellos lugares comunes que nuestra apreciación del mundo y de nuestro entorno cultural nos ha llevado a creer como naturales o históricamente inamovibles mediante, ahora sí, el transcurso del tiempo y la memoria.

Y por todo esto, también, pensamos que el desafío de lo lúdico o del chiste es, en vez de contener el aire en ese espacio del arte y convivir con ello definitivamente, tal como propone el autor del texto, el siguiente:

Una vez que el artista Martin Creed nos da a ver ese aire (envuelto en látex azúl en esta ocasión) sea como hinchazón de algo contenido (no visible) o como substitución de otra realidad (nuestra cotidianeidad), hacer corriente y ventilar para que no se enrarezca en su condición de reprimido (no racionalizado) y seguir disfrutando lúdicamente y como por sorpresa de nuestros síntomas como si fuera la primera vez y convivir con ello libres y no contenidos, definitivamente.

Anuncios

Un pensamiento en “Crítica de la crítica I

  1. Amando

    Según lo que aquí se dice —y me parecería mucho más interesante—, la obra ‘correcta’ sería generar una corriente de aire mediante ventiladores ocultos (imposible no recordar a Marilyn tratando de aplacar los faldones de su alado vestido), y nos ahorraríamos los globitos y su inflado.
    Amén.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s